Uso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de cookies

Blog

Trajes cruzados: la elegancia del caballero

Trajes cruzados: la elegancia del caballero

Pide aquí tu cita para un traje a medida cruzado en Madrid

Hay dos tipos de traje en el armario de todo caballero: el traje cruzado y el traje de hilera sencilla. Cada uno de ellos tiene su ocasión para vestirlo, siendo el traje cruzado el más elegante en opinión de los grandes estilistas. Alan Flusser, autor de varios libros sobre la estética del hombre y el uso de los trajes, defiende el traje cruzado como el más elegante. Y tú, ¿cuántos trajes cruzados tienes en el armario?

Toca recalcar que el traje cruzado de hoy día es más entallado que el de los 80, más moderno, además de contar con solapas más estrechas y menor longitud de americana.

El origen de los trajes cruzados

La historia del traje cruzado está marcada por un hito bélico: la I Guerra Mundial. Antes de la Gran Guerra el uso de los trajes cruzados estaba relegado a la realeza. Durante los años posteriores se popularizó, una labor en la que tuvo un gran papel el Príncipe Jorge, Duque de Kent. De hecho, al traje cruzado de caballero se llegó a llamar “traje de Kent”.

El cine tuvo gran parte de culpa en la difusión del traje cruzado entre los hombres de negocio en la década de los 80, sacando a esta noble prenda de los palacios y haciéndola una más en los quehaceres diarios. La película “Wall Street” fue una de las que más ayudó a difundir las bondades y elegancia del traje cruzado. Michael Douglas, además de ganar el Óscar, se encargó de personalizar un estilo que ha llegado hasta nuestros días.

Características del traje cruzado

Un traje cruzado se caracteriza por el juego de botones y la particular forma de la solapa. La terminación en pico, más o menos alto en virtud del número de botones, se enmarca entre dos ojales simétricos que le otorgan visión de conjunto.

Los botones de un traje cruzado siempre se encuentran agrupados. Se puede optar por varias versiones. Las disposiciones de botonadura posibles son: 6x2, 4x2, 2x1, 6x1, 4x1, 6x3 y 10x4. El primer dígito indica el número de botones totales; mientras el segundo indica el número de botones que se abrochan. En todo caso el resultado favorece a quien lo viste.

Las versiones con más botones (4 y 6) se impusieron en la moda masculina de principios del siglo XX, permaneciendo con gran éxito hasta nuestros días. Estos grupos de botonaduras hacen que el cierre de la americana sea superior, dejando entrever por la mínima la corbata y el chaleco (si se lleva).

Los trajes cruzados de 4x2 y 6x2 son probablemente los más elegantes (aunque para gustos los botones). El 4x2 era el que solía vestir el Duque de Kent, considerado el más elegante de los caballeros del siglo XX. La disposición de la botonadura, junto con la elegancia natural y caída del traje cruzado, hacen que esta prenda beneficie a la imagen de todo tipo de hombres y corpulencias. Combinado con telas de raya diplomática estiliza y aporta un factor de verticalidad.

El traje cruzado 6x2 es el traje cruzado más común. La disposición de la botonadura le confiere una pechera con más apertura, estilizando la solapa al hacerla más estrecha y contribuyendo a estilizar también la figura del caballero que lo viste.

No obstante, en ambas versiones de 6 o 4 botones se consigue transmitir una elegancia y distinción mucho mayor que con el traje de hilera sencilla o americana abierta.

Vestir un traje cruzado

Hoy en día es común ver el traje de hilera sencilla sin corbata, dando una imagen de informalidad. Así se puede apreciar en muchos políticos y empresarios afines al sector más jovial, que sin embargo prefieren vestir de traje a otra opción menos elegante.

Por su parte, el traje cruzado se reserva para cuando se requiere de una imagen formal, seria y donde premie la elegancia. No da lugar a vestirlo sin corbata. Como tampoco se puede desabotonar en ningún momento. Las reglas de protocolo y vestimenta ponen de manifiesto la necesidad de llevar el traje cruzado siempre abotonado, contando con dos aberturas traseras para dar mayor comodidad a quien lo viste.


Fragmento de la película El Lobo de Wall Street donde Leonardo DiCaprio lleva la americana desabrochada

Desde luego el traje cruzado con o sin chaleco y en sus diversas versiones de botonadura tiene mucho que decir. Es una pieza básica en el armario de todo caballero al que guste vestir elegantemente y un traje que distingue a quien lo lleva; no en vano está considerado como el más elegante de los trajes para caballero.

Compartir

Posts relacionados:

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Escribe un comentario